Auténticas, pero pequeñas, obras de arte: Los bonsáis

Si hay algo que nunca falta en una casa son las plantas, ya que es una alternativa fantástica para decorar y purificar el ambiente casero. Normalmente solemos recurrir a las plantas tradicionales y los floreros que cambiamos mil veces después de haberla plantado por primea vez. Pero nosotros te recomendamos un mini arbolito, también llamado Bonsái, que cuenta con mucha historia y que puedes perder la cabeza eligiendo entre todos sus modelos.

el arte del bonsái

Si no entiendes mucho de jardinería, no será ningún problema, ya que lo único que tienes que hacer con ellos es mantenerlos en un sitio ambiente y podarlos de vez en cuando para que crezca sano. Concretamente, la poda se realiza antes de la primavera, es decir, en los meses de enero y febrero. También es necesario trasplantarlos dos o tres veces al año. Aún así, lo podemos ver si sus hojas amarillean o sus raíces salen de la tierra, lo que significará que necesita un trasplante urgente.

La mayor parte de ellos mueren antes de tiempo por deshidratación, ya sea por falta de riego o por no cuidarlo como es necesario manteniéndolo en un ambiente semi-seco. La vieja costumbre es regarlo tres veces: una por el suelo, otra por el árbol y la última, por la maceta. Y la hora adecuada para alimentarlo es a primera hora de la mañana y por la tarde.

La verdad es que los bonsáis son muy curiosos, es como tener un árbol en casa adaptado al tamaño de tu mascota. Ese es precisamente su arte: reducir el tamaño de un árbol logrando un ejemplar en pequeño. Como no podía ser de otra manera, la idea la tuvieron en China hace dos mil años, como objeto de culto para los mejores taoístas. Como símbolo de eternidad, decidieron someter árboles a técnicas especiales para lograr empequeñecerlos y hacer de ellos auténticas, pero pequeñas, obras de arte.

Hay varios bonsáis que, según su tamaño o estilo, encontrarás multitud de arbolitos para todos los gustos y colores. Pero si quieres hacerte una idea del amplio abanico de bonsáis, te proponemos dos museos que no te dejarán indiferentes.

Bonsái de arce

La mayor colección de bonsáis se encuentra en el Real Jardín Botánico. Una colección que fue donada por Felipe González en 1996 y desde el año 2005 se exhibe en la Terraza de los Laureles. El Jardín está abierto todos los días del año a excepción de los días 25 de diciembre y 1 de enero. Si quieres consultar sus horarios y tarifas sólo tienes que pinchar en el enlace de su web oficial.

En Málaga, concretamente en Marbella, se encuentra el Museo del Bonsái que exhibe una amplia colección de bonsáis y pequeños bosques de miniatura, destacando la colección de olivos salvajes. Éstos se encuentran sobre una piedra esculpida de El Torcal de Antequera. Otras especies muy interesantes de ver son el almez chino, un acebuche de 300 años de edad y un pinsapo (una especie de abeto), en peligro de extinción.

Una vez que has podido conocer algunas de las miniaturas naturales que nos ofrece el Museo, te recomendamos varias tiendas especializadas en bonsáis para que puedas hacer todas las preguntas que desees. Una de las tiendas on-line más conocidas es Bonsáis La Perla, un centro especializado de bonsáis donde encontrarás todo lo necesario para darle una larga vida; Laos Garden otra casa, ubicada en la madrileña zona de Las Rozas, que reúne una amplia variedad de bonsáis y materiales para sus cuidados; y otra que también nos encanta es el Centro Bonsái Colmenar en Colmenar Viejo, Madrid.

Ya que te hemos adentrado un poquito más en el curioso mundo de los bonsáis, anímate a cuidar uno y dale belleza y luminosidad a tu hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *