Aprovecha tu terraza este verano

La terraza es uno de esos elemento que le dan a una casa, especialmente un piso en una gran ciudad, un enorme valor añadido. Un espacio que ofrece una enorme cantidad de posibilidades y que, a pesar de no ser muchos los meses en los que realmente se le da un uso regular, éste es una absoluta gozada.

Como bien se decía en un popular anuncio de televisión, en nuestro país hay un buen número de terrazas que no se aprovechan como deberían, haciendo las veces de trastero improvisado que en verano no apetece ordenar, por lo que poco a poco se van acumulando objetos y se pierde una zona de la casa que, siguiendo algunos pequeños consejos y recomendaciones, pude ser el alma de la vivienda durante la temporada de calor.

Lo primero que hay que decidir es el uso que se le quiere dar, y en función de esto junto con el espacio disponible y la orientación y luz que llegue, comenzar a tomar decisiones en lo relativo a la decoración.

Lo más común es crear un espacio en el que comer o cenar al aire libre, una zona para tomar una copa o zona solárium, siendo muy pocos los afortunados que disponen de espacio para tener los tres, por lo que normalmente hay que decidir. Si es una terraza pequeña se deberá abandonar la idea de poner una mesa de comedor, si el edificio de enfrente tapa el sol no tendrá mucho sentido poner tumbonas para tomar el sol, por tanto las condiciones resultan fundamentales en esta decisión.

La tendencia es a unir los espacios, es decir, que la terraza y la habitación desde la que se tenga acceso tengan una decoración en común que ayude a dotar de sensación de continuidad la salida a la terraza, ya sea desde la cocina, salón o dormitorio. Ésto se puede hacer gracias a una serie de consejos y trucos simples como emplear cortinas ligeras y d colores suaves y claros o el empleo de los mismos materias dentro y fuera, o al menos de los mismos colores. Con esto se logra crear espacios anexionados, conectados, logrando que el interior parezca más amplio.

Si la terraza dispone de mucho espacio, lo mejor es crear diferentes espacios para cumplir todas las funciones anteriormente comentadas, aunque es cierto que algunas cosas a tener en cuenta pueden ser la necesidad de e de que el espacio de comedor debe ser practico, y por lo tanto cuanto más cerca del interior mejor será. También hay que tener en cuenta el factor sol, ya que la presencia de un toldo o una pérgola será necesaria para un uso agradable y sin insolaciones.

Por último, resaltar la importancia de las plantas. Éstas aportan un toque de frescura que resulta imprescindible para que no resulte una terraza fría y artificial. Una buena forma de conseguir esta sensación es cubrir total o parcialmente una de las paredes de vegetación con una celosía y plantas trepadoras.

Simplemente recordar que es fundamental que los muebles y elementos decorativos de la terraza deben ser resistentes a los elementos, y lavables para poder usarlos varios años y guardarlos al terminar la temporada de uso .

Ayuda a tus hijos a ordenar su habitación

Los niños no suelen destacar por su sentido del orden ni por su capacidad para organizar el espacio, lo más común es que se acumulen por todos lados juguetes y ropa.

Ésto es lo normal, los niños juegan y trastean, pero para intentar que les resulte más fácil organizar sus cosas, algo que no garantiza ni mucho menos que lo vayan a hacer, vamos a ofrecer una serie de consejos y trucos de almacenaje para que al menos lo intenten.

15708820163_88052f331e_z

Foto: PresidenciaRD (Flickr)

Ponte en su lugar

Hay que tener en cuenta que el mobiliario no está pensado para los niños. Su tamaño y fuerza hace que les sea muy difícil usar puertas que se resistan, llegar a cajones y perchas, o ordenar sus juguetes en estanterías. Para facilitarles las cosas es recomendable colocar cajas a nivel del suelo sin tapa para guardar ropa interior y juguetes, bajar la barra del armario y quitarle las puertas en caso de los niños más pequeños.

Colocar algo tiene que ser más fácil que sacarlo

Ésta es una de las reglas de oro de la decoración infantil. En muchas ocasiones las manos pequeñas de los niños no pueden volver a colocar objetos en su lugar de origen, algo de lo que se suelen dar cuenta una vez sacado, por lo que si éste es difícil de sacar el niño se lo pensará antes de hacerlo, evitando la acumulación, y facilitarles su posterior colocación les quitará la excusa de no poder hacerlo.

Organiza de abajo a arriba

La baja estatura imposibilita a los niños el acceso a espacios altos, por lo que si queremos que ellos organizan sus cosas será necesario ponérselas al alcance de sus manos.
Por supuesto no todo puede estar a su altura, al menos en casas normales donde el espacio es limitado, por lo que habrá que seleccionar, dejando para la parte más alta las cosas de un menor uso, como la ropa que no vaya a ser usada en un tiempo, como abrigos, gorros, etc durante el verano; y dejando lo más utilizado en las partes más bajas.

Ayúdales a crear y mantener una rutina

Algo que suele desconcertar a los niños y que provoca que dejen de ordenar es la facilidad con la que se desordena una habitación, ya que el niño se esfuerza en recoger y al poco tiempo ve como su esfuerzo a sido en vano sin darse cuenta. Para evitar la frustración lo mejor es implantar una rutina para que se organicen, evitando así que se acumulen las cosas y que la recogida sea más laboriosa, por lo que el niño no querrá hacerla, creándose una espiral infinita. Si logras que, por ejemplo, hagan la cama por la mañana, y recojan la habitación a la noche, la habitación se mantendrá más o menos organizada todos los días evitando acumulaciones.

Etiqueta todo

Colocar etiquetas con imágenes o con las palabras no sólo ayuda a los pequeños a saber donde debe ir cada cosa, también es posible hacer de la actividad de recoger un divertido juego en el que deben hacer coincidir la etiqueta con lo de dentro, convirtiendo algo que no les gusta en una diversión momentánea.