Cestos de mimbre decorados, no solo para la ropa

¿Recuerdas los antiguos cestos de mimbre que había en la casa de tus abuelos? En su mayoría eran artesanos y bastante toscos, con el encanto de lo rural, pero que poco o nada tienen que ver con los modernos cestos de mimbre decorados que hoy tenemos en nuestros hogares. En todos los colores y forrados en tela, estos pongo todo son mucho más prácticos que los antiguos, ya que se pueden utilizar para cualquier fin de una manera mucho más higiénica y con un aspecto que encaja en nuestras casas más modernas.

cesto-mimbre-BuyKukiEn los últimos tiempos es habitual ver cestos de mimbre decorados en los cuartos de baño o en el cuarto de la colada conteniendo la ropa para lavar o la ya limpia y seca que espera el momento de ser planchada y ordenada. Pero lo cierto es que este tipo de cestos, en especial los que tienen tapa, pueden tener otros usos muy prácticos en el hogar.

Ideales en la habitación de los niños

Los cestos de mimbre decorados de Buykuky están realizados en diferentes colores para que puedan combinar con la habitación de tus hijos. En ellas, estos pongo todo son un excelente contenedor para sus juguetes de peluche, sus cochecitos y sus bloques de construcción impidiendo que estén desparramados por todo el dormitorio. Además, como es muy fácil y rápido para ellos recoger sus cosas en estos cestos, no protestarán por tener que hacerlo.

Como se realizan en diferentes tamaños se puede comprar un conjunto de tres cestos utilizando uno para la ropa, otro para los juguetes en el cuarto del niño y pudiendo destinar el más pequeño para el baño de invitados a fin de que se puedan depositar las toallas usadas o incluso, dado su bonito aspecto, como simple elemento decorativo.

Otros usos de estos cestos

Es realmente fácil encontrarles una utilidad a los cestos de Buykuky, no en vano reciben el nombre de pongo todo. Para las personas aficionadas a la costura, los modelos más pequeños resultan muy útiles para guardar el costurero y las telas con las que se está trabajando y tener así todo recogido y a mano en un solo sitio y no tener todas las prendas de la casa en distintos lugares.

Los cestos para la ropa más bajos no solo valen como contenedores de la ropa sucia o para planchar, también pueden colocarse en ellos las toallas planchadas y listas para su uso y situarlos en el baño para que toda la familia las tenga a su disposición y sea muy cómodo acceder a ella. Otro lugar de la casa que se pueden poner es en la terraza o balcón, como es un material resistente a las inclemencias del tiempo puedes dejarlo en un lugar abierto sin problema.

¿Qué usos se te ocurren a ti para estos cestos? Seguro que ya estás pensado dónde vas a poner tus cestos de mimbre, quizás en el baño, en el cuarto de la ropa,otro lugar que te podría quedar muy bien es en la cocina para guardar los trapos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *