Cómo decorar el salón: el sofá

El salón suele ser el punto de referencia que utilizamos para dar a la decoración de nuestro hogar un estilo y una personalidad uniforme en todo su conjunto. Además de su importancia decorativa, en nuestro salón todo debe estar medido para no restar comodidad y confort, pues este suele ser en lugar de la vivienda en el que pasamos más tiempo, ya sea con nuestros familiares, amigos o visitas.

Si hay que destacar uno de los tantos elementos que componen nuestro salón, el sofá se lleva la palma, debido a que suele ser el que reina y encabeza toda decoración. Su disposición, localización y características pueden alterar totalmente el espacio, por lo que debemos de tener siempre en cuenta qué estilo decorativo queremos, para que nuestro sofá siempre vaya en armonía con éste.

A continuación te proponemos unos consejos e ideas para sacar máximo partido a tu sofá, ya sea ahorrando espacio, marcando un estilo propio o simplemente para estar a la última en decoración de salones.

Sofás contra la pared

Sofá contra la pared

Poner el sofá contra la pared en salones con un espacio reducido resulta más que efectivo. Por una parte, dejaremos más espacio libre en el centro del salón, consumiendo menos espacio visual. Además, con un sofá pegado a la pared podremos jugar mejor con el contraste o la armonía entre éste y la decoración de la pared en la que reposa.

Sofás como un separador de ambientes

Sofá separador de ambientes

Si lo que queremos es marcar una división en nuestro salón y crear dos zonas decorativas diferentes, el sofá es el mejor separador que podemos encontrar. Podemos orientarlo hacia alguna de las zonas, dando la espalda a la otra, marcando así la transición de espacios que deseamos.

Sofás con respaldo abierto

Sofás sin respaldo

Al más puro estilo romántico u oriental, un sofá sin respaldo puede ser la clave que buscamos en nuestro salón. Parecidos a los divanes, los sofás sin respaldo vuelven a coger fuerza debido a que son elementos que mezclan estilo, elegancia y comodidad. Además, hay que tener en cuenta que sin un respaldo damos más sensación de amplitud y espacio.

Imágenes: Houzz.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *