Ayuda a tus hijos a ordenar su habitación

Los niños no suelen destacar por su sentido del orden ni por su capacidad para organizar el espacio, lo más común es que se acumulen por todos lados juguetes y ropa.

Ésto es lo normal, los niños juegan y trastean, pero para intentar que les resulte más fácil organizar sus cosas, algo que no garantiza ni mucho menos que lo vayan a hacer, vamos a ofrecer una serie de consejos y trucos de almacenaje para que al menos lo intenten.

15708820163_88052f331e_z

Foto: PresidenciaRD (Flickr)

Ponte en su lugar

Hay que tener en cuenta que el mobiliario no está pensado para los niños. Su tamaño y fuerza hace que les sea muy difícil usar puertas que se resistan, llegar a cajones y perchas, o ordenar sus juguetes en estanterías. Para facilitarles las cosas es recomendable colocar cajas a nivel del suelo sin tapa para guardar ropa interior y juguetes, bajar la barra del armario y quitarle las puertas en caso de los niños más pequeños.

Colocar algo tiene que ser más fácil que sacarlo

Ésta es una de las reglas de oro de la decoración infantil. En muchas ocasiones las manos pequeñas de los niños no pueden volver a colocar objetos en su lugar de origen, algo de lo que se suelen dar cuenta una vez sacado, por lo que si éste es difícil de sacar el niño se lo pensará antes de hacerlo, evitando la acumulación, y facilitarles su posterior colocación les quitará la excusa de no poder hacerlo.

Organiza de abajo a arriba

La baja estatura imposibilita a los niños el acceso a espacios altos, por lo que si queremos que ellos organizan sus cosas será necesario ponérselas al alcance de sus manos.
Por supuesto no todo puede estar a su altura, al menos en casas normales donde el espacio es limitado, por lo que habrá que seleccionar, dejando para la parte más alta las cosas de un menor uso, como la ropa que no vaya a ser usada en un tiempo, como abrigos, gorros, etc durante el verano; y dejando lo más utilizado en las partes más bajas.

Ayúdales a crear y mantener una rutina

Algo que suele desconcertar a los niños y que provoca que dejen de ordenar es la facilidad con la que se desordena una habitación, ya que el niño se esfuerza en recoger y al poco tiempo ve como su esfuerzo a sido en vano sin darse cuenta. Para evitar la frustración lo mejor es implantar una rutina para que se organicen, evitando así que se acumulen las cosas y que la recogida sea más laboriosa, por lo que el niño no querrá hacerla, creándose una espiral infinita. Si logras que, por ejemplo, hagan la cama por la mañana, y recojan la habitación a la noche, la habitación se mantendrá más o menos organizada todos los días evitando acumulaciones.

Etiqueta todo

Colocar etiquetas con imágenes o con las palabras no sólo ayuda a los pequeños a saber donde debe ir cada cosa, también es posible hacer de la actividad de recoger un divertido juego en el que deben hacer coincidir la etiqueta con lo de dentro, convirtiendo algo que no les gusta en una diversión momentánea.

Murales como cabeceros de cama

El dormitorio es la estancia más íntima de un hogar, es esa parte de nosotros que decoramos a nuestro gusto para que sea más fácil conciliar el sueño. Además del mobiliario, las paredes y la ropa de cama, debemos prestar atención al cabecero, ya que es la parte en la que se centra la mirada cuando entramos en la habitación.

Foto: Eltallerdepintura.com

Foto: Eltallerdepintura.com

El abanico de posibilidades para personalizar este apartado es muy amplio. Antiguamente se estilaban las composiciones que abarcaban toda la cama en madera o hierro, pero poco a poco ha ido cayendo en desuso a medida que el minimalismo se ha ido extendiendo. De esta manera, se han buscado otros modos para decorar la parte alta de la cama. La gama puede ir de tablones de madera, acolchados de distintos tonos o pequeñas repisas sobre las que colocar algunos enseres. Sin embargo, una gran opción son los murales.

Los murales aportan un toque distinguido, moderno y muy elegante. El contraste que provocan en la mirada del espectador hacen de él una de las mejores opciones. Dentro de estos, existen diferentes modalidades. Una de ellas es situar un gran paisaje que signifique algo para nosotros, que nos ayude a dormir o que nos evoque a algo que recordemos con buena estima y podamos descansar más plácidamente. Otra opción es seleccionar una gran foto artística, de un momento importante en nuestra vida o de algún personaje famoso que contribuya a adornar aún más la habitación.

En este caso se combina el papel con un pequeño cabecero. |Foto: Hogarmanía

En este caso se combina el papel con un pequeño cabecero. |Foto: Hogarmanía

Si no eres capaz de elegir entre las múltiples fotografías porque no sabes si terminarás agotado de verla, puedes seleccionar un papel pintado con algún motivo o figura y ocupar toda la pared. Esta contrastará con el resto de tabiques conformando una estancia personalizada y muy especial.

Te desvelamos las claves del 2015 para la decoración de dormitorios juveniles

Antes de ponernos manos a la obra con la decoración de un dormitorio juvenil el primer paso será escuchar las propuestas de nuestro hijo o hija. Su opinión debe ser tenida en consideración, aunque no sea la única que cuente, ya que pasarán mucho tiempo en su habitación y es importante que se sientan a gusto allí.

Una vez determinadas las necesidades de los adolescentes, gustos y presupuesto habrá que comenzar a dar forma a las ideas.

dormitorio-juvenil

Las habitaciones juveniles, además de ser cómodas y prácticas, deben reflejar su personalidad y estilo de vida.

Algunos de los elementos imprescindibles en cualquier dormitorio juvenil son, además de la cama, una zona de estudio lo más amplia posible y mucho espacio de almacenamiento tanto para ropa como para sus múltiples objetos personales.

Por ello la tendencia en habitaciones juveniles para niños sigue siendo el mueble modular y convertible, que varias funciones a la vez. Actualmente podemos encontrar camas abatibles que hacen las veces de escritorio cuando están cerradas, camas nido muy discretas y estéticas y fáciles de abrir o mesitas de noche giratorias que tienen baldas por un lado y cajones por otro. También encontramos muebles con la cama elevada que permiten disponer del espacio de debajo para almacenamiento, en forma de cajones o armarios.

En cuanto a los colores, esta temporada se llevan los tonos pastel, sobre todo en habitaciones juveniles para niñas. En cualquier caso, los colores claros son siempre un buen recurso para conseguir que el espacio se agrande visualmente.

Si queremos aportar una nota de color vibrante para aportar energía y dinamismo se puede jugar con los textiles (colchas, edredones, cojines, alfombras…) y con los adornos o algunos frentes del mobiliario. El color en los muebles consigue dar aire actual y desenfadado a las habitaciones juveniles.

En cuanto a los colores, los grandes protagonistas de 2015 serán los tonos pastel no solo para habitaciones juveniles para niñas sino también para chicos.

Este año hay dos estilos que están tomando mucha fuerza entre los adolescentes. Nos referimos al estilo hípster y al estilo retro.

El estilo hípster se caracteriza por una decoración en la que el protagonista es el negro, combinado con tonos de gris o de blanco, que nos recuerda a las estrellas de Hollywood de los años 40. En cuanto al mobiliario, domina un cierto eclecticismo, combinando colores y tonalidades para que no hagan del dormitorio una estancia caótica.

Sin duda, lo retro está de moda entre los jóvenes. Para decorar su dormitorio siguiendo esta tendencia utiliza muebles de líneas rectas, con ángulos ligeramente curvados, de patas delgadas y largas, combinando madera con plásticos brillantes.

El estilo retro se centra en la década de los 60 y los 70. Por eso utiliza colores vibrantes y llamativos como el turquesa, el fucsia, el amarillo o el naranja con estampados geométricos. El mobiliario de estilo retro combina la madera y el plástico o el metacrilato, las líneas rectas o ligeramente curvadas, los muebles de patas altas y delgadas con adornos que en nuestra juventud nos parecían anticuados y que ahora se hacen presentes de nuevo en los hogares.

Organiza tu armario como si de un juego de Tetris se tratara

Si eres un rezagado y aún no has hecho el cambio de armario porque no tienes tiempo o más bien, se trata de una cuestión de espacio, te damos unos prácticos consejos para hacer de tu armario un auténtico juego de Tetris para que te quepa todo, sin necesidad de guardar nada en los armarios habitaciones conjuntas.

Además es una forma muy práctica de tener toda tu ropa y zapatos bien ubicados, para que al cabo de unos meses no digas: “¡Pero si no me acordaba de este chaqueta!”. Las opciones que te ofrecemos son muy prácticas. Puedes ordenar tu ropa por gamas de colores, por la textura que presente o bien por prendas. Eso sí, no te recomendamos que apiles la ropa porque al final siempre se acaba cayendo esa gran torre, y el armario vuelve a desordenarse.

almacenaje de ropa

También podemos hablar de los complementos que es necesario que guarden cierto orden para que luego no acaben debajo de la cama o encima de la mesa con el resto de cosas necesarias, ocupando un lugar que no es el suyo. Por ejemplo, en Ikea se venden unas cajoneras desplegables con diversos compartimentos, como la de la foto, que las pueden colgar de la barra del armario donde suelen tener lugar los abrigos o americanas. En este práctico espacio puedes guardar desde jerseys, hasta cinturones o pantalones. Todo depende del tamaño de la cajonera y de los compartimentos que lleve.

baldas desplegables

Al igual la ropa y complementos necesitan su espacio, los zapatos no van a ser menos. Venden unas cajoneras muy útiles para conservar los zapatos en buen estado y evitando los malos olores que, de vez en cuando, puede tener un zapato de verano.

Y si te da mucha pereza hacerlo tú solo o después de ponerte cientos de veces no lo has conseguido, hay empresas que se dedican a hacer el trabajo por ti. Es el caso de Shopin, “tu personal shopper a un click”, que coloca tu ropa de manera muy eficaz y, a su vez, teniendo en cuenta tus gustos, te llenará tu armario de nuevas prendas.