Murales como cabeceros de cama

El dormitorio es la estancia más íntima de un hogar, es esa parte de nosotros que decoramos a nuestro gusto para que sea más fácil conciliar el sueño. Además del mobiliario, las paredes y la ropa de cama, debemos prestar atención al cabecero, ya que es la parte en la que se centra la mirada cuando entramos en la habitación.

Foto: Eltallerdepintura.com

Foto: Eltallerdepintura.com

El abanico de posibilidades para personalizar este apartado es muy amplio. Antiguamente se estilaban las composiciones que abarcaban toda la cama en madera o hierro, pero poco a poco ha ido cayendo en desuso a medida que el minimalismo se ha ido extendiendo. De esta manera, se han buscado otros modos para decorar la parte alta de la cama. La gama puede ir de tablones de madera, acolchados de distintos tonos o pequeñas repisas sobre las que colocar algunos enseres. Sin embargo, una gran opción son los murales.

Los murales aportan un toque distinguido, moderno y muy elegante. El contraste que provocan en la mirada del espectador hacen de él una de las mejores opciones. Dentro de estos, existen diferentes modalidades. Una de ellas es situar un gran paisaje que signifique algo para nosotros, que nos ayude a dormir o que nos evoque a algo que recordemos con buena estima y podamos descansar más plácidamente. Otra opción es seleccionar una gran foto artística, de un momento importante en nuestra vida o de algún personaje famoso que contribuya a adornar aún más la habitación.

En este caso se combina el papel con un pequeño cabecero. |Foto: Hogarmanía

En este caso se combina el papel con un pequeño cabecero. |Foto: Hogarmanía

Si no eres capaz de elegir entre las múltiples fotografías porque no sabes si terminarás agotado de verla, puedes seleccionar un papel pintado con algún motivo o figura y ocupar toda la pared. Esta contrastará con el resto de tabiques conformando una estancia personalizada y muy especial.

6 consejos básicos para la habitación de tu bebé

El tiempo pasa, y los 9 meses de tiempo se esta agotando  y no tenemos preparada la habitación del bebé. Mamis no os preocupéis, os presentamos 6 consejos para que no os supere la ansiedad y no cunda el pánico.

habitacion_bebe

Cuando estamos a la espera de un recién nacido, debemos adaptar nuestro hogar a las necesidades y cuidados de este. Y por supuesto, llega el momento de plantearnos  cómo queremos que sea la estancia de nuestro bebé:

1. El primer consejo es elegir unos muebles prácticos. Como todo lo que viene siendo hogar, decoración y muebles de bebé hay cosas monísimas, pero que acaban siendo inútiles y nada prácticas. De esta manera, el consejo es que compréis unos muebles básicos, cuna y cambiador; pero con utilidad futura. En otras palabras, hoy en día hay cunas que al quitar la barrera se convierte en una estupenda cama que podrá utilizar el niño durante su infancia. Por otro lado, el cambiador puede ser utilizado como cómoda para guardar la ropa del bebé, sus zapatos, etc. Se trata de una forma de ahorrar, puesto que estos muebles te pueden durar de 8 a 10 años.

2. Los colores de la habitación del bebé son importantísimos. Dejamos de lado el debate de siempre entre el azul para niño y el rosa para niña. Aquí lo fundamental son los colores. El tercer consejo es que se pinten las paredes de colores pastel, ya que además de sensación de amplitud, proporcionan serenidad y paz. Si por el contrario apostamos por un rojo o fucsia originaremos fuerza, y el objetivo de la habitación del bebé es su descanso.

Estilos:

  • Clásicos: Con colores neutrales como el blanco o el beige.
  • Moderno: Incorpora iluminación de ambiente con luces directa e indirectas, y el uso de colores menos convencionales
  • Retro: Juguetes antiguos, telas con lunares  y colores suaves
  • Alegre: Colores más fuertes pero sin excederse, y con adornos decorativos de colores llamativos.
  • Estilo francés: Aspecto envejecido en los muebles  y lámparas clásicas en forma de candelabros. Colores pastel y suaves.

3. Una alfombra. Para que el bebé no coja frío durante sus primeros pasos, es aconsejable colocar una alfombra para que pueda pasar tiempo de juego evitando el contacto frío del suelo. Además, una alfombra adorna y mucho una estancia.

4. Paredes decorativas. Además de darle color a tus paredes, puedes incluir en las paredes algunos vinilos de animales, por ejemplo, que despertarán la curiosidad de tu bebé. Por otro lado, también puedes optar por una pared-pizarra que es relativamente barata y puede crear una original habitación de bebe.

5. Luz natural. Intenta colocar la cuna del bebé en un espacio donde pueda recibir la luz natural mientras tu bebé descansa.

6. Por último, aunque no por ello menos importante, es la seguridad. Debemos asegurarnos de que la habitación del bebé es una estancia tranquila para él o ella, por eso asegúrate de que los enchufes están tapados, ningún producto al alcance de un bebé, como puede ser medicinas, productos de limpieza, etc.

Con estos consejos seguro que no tendrás ningún problema a la hora de decorar la habitación y esté todo prepardo para la llegada del recién nacido

La importancia de la habitación para el bebé

Es conocer que en nuestro vientre se está formando una nueva vida y empezar con todos los preparativos para dar la bienvenida al bebé. ¿Y qué es lo primero que organizamos? Su habitación. Allí pasará gran parte de su vida, desde el nacimiento, hasta la adolescencia (o quizá más) pasando por la infancia. Será un lugar importante para él. Por eso tenemos que prepararlo todo para que se encuentre lo más cómodo posible.

Hoy queremos darte algunos consejos para que acomodar a tu pequeño no se convierta en una tarea extremadamente complicada.

En primer lugar deberás elegir una estancia amplia y pensar que el niño crece muy deprisa por lo que los muebles tendrán que ser útiles para los primeros meses pero también para al menos hasta los 10 años, así te ahorrarás cambiar la habitación cada determinado tiempo.

Sea del tamaño que sea, debes de cuidar ante todo, que la seguridad de tu hijo esté más que garantizada. Cuando son pequeños, no comprenden que algunas acciones pueden ponerles en peligro, por eso, deben ser los padres los que velen por ella.

Dicho esto, es momento de hablar ahora sobre los colores que debes aplicar tanto en el mobiliario como en las paredes de la habitación. Intenta evitar colores oscuros y fuertes, mejor céntrate en los tonos pastel, generarán en la habitación la sensación de más amplitud y bienestar. Para cuando todavía son muy pequeños, puedes pegar en las paredes posters o pegatinas de animales, de forma que a medida que el niño va creciendo, se vaya despertando en él la curiosidad sobre lo que le rodea.

Durante los primeros meses de vida en los que aún usen la cuna, intenta ubicarla en algún lugar de la habitación al que llegue la luz natural de la ventana. Para que se distraigan cuando no duermen, coloca sobre ella un móvil de colores. En tan sólo unos meses verás cómo le prestan atención e intentan alcanzarlo. Elige cunas que puedan desmontarse para que cuando el niño crezca, puedas quitar las barandillas y convertirla en cama. Así tendrás un colchón para que el pequeño duerma algunos años más.

Y ya para terminar, adorna el suelo de su habitación con una alfombra mullidita y calentita en la que cuando comience lo haga sobre ella, evitando el frío contacto con el suelo.

Ten en cuenta que su descanso y bienestar depende exclusivamente de ti. Cuídalo hasta que pueda hacerlo por sí mismo.

El papel pintado regresa por la puerta grande

Hace ya algunas décadas no había casa alguna que no tuviera papel pintado en sus paredes. Esta era la forma que nuestros padres (o abuelos) tenían de dar un estilo propio a las paredes del salón habitaciones, etc. No obstante, con la llegada de la decoración minimalista y de los estilos escandinavos, el papel pintado quedó totalmente anticuado y desfasado, totalmente fuera de las nuevas tendencias en decoración.

Sin embargo, se suele decir que las modas son cíclicas y que todo lo bueno (retro) vuelve a ser tendencia. Así que en este 2014 vuelve el papel pintado por todo lo grande. Eso sí, de forma más original y elegante (olvidaros de los estilos psicodélicos y colores chirriantes de los setenta).

Papel pintado en una sola pared

Papel pintado en sola pared

Esta es una de las técnicas más utilizadas actualmente. Se basa decorar únicamente una pared de la habitación o del salón con papel pintado. Con éste haremos resaltar la pared y daremos vida al espacio si utilizamos tonos vivos y diseños modernos y originales.

Las formas geométricas nunca fallan

Nuevos diseño en papel pintado

El papel pintado con un diseño sobrio y recio dará a nuestras estancias (salón, sala de estar, biblioteca, despacho, etc.) un  aire elegante y distinguido. Si queremos ahondar aún más en la elegancia, podemos combinar figuras geométricas con tonos neutros (gris, blanco) con colores más vivos. El contraste será perfecto.

Papel pintado colorido y con diseños originales

Diseños coloridos en papel pintado

La característica más relevante de este regreso del papel pintado son los nuevos diseños y colores que trae para este 2014. Colores vivos y tonos llamativos darán a las habitaciones (la de los niños, por ejemplo) un aire desenfadado y ameno. Po otra parte, diseños con figuras y dibujos harán que nuestra pared rejuvenezca, mezclando un estilo elegante y divertido.

Papel pintado con diseños más arriesgados

Diesño completo papel pintado

Si lo que nos gusta es innovar, podremos hacer uso del papel pintado de la forma más extrema posible. Completar la decoración de nuestro salón o habitaciones con un papel pintado que transmita una idea o siga una temática en concreto es una buena opción. Eso sí, siempre tienen que haber colores, por los menos en algunos detalles del papel.

Decora tu casa en rebajas

Muchas mujeres aprovechamos las rebajas para comprarnos aquellos elementos decorativos que en estas fechas están más baratos que en cualquier temporada del año. Pero no siempre hay lo que vamos buscando, por lo que nos quedaremos con aquello que más se adapte a nuestra decoración.

Cojines

Si en tu casa predomina el color blanco, lo tendrás más fácil que si por el contrario has optado por tonos diferentes para cada habitación. Decimos esto porque en rebajas suelen quedar colores sueltos y no siempre pueden ir acorde con el estilo de tu casa. Sin embargo si has optado por la posibilidad del blanco, las rebajas serán tu oportunidad para darle más color y luz a tu casa.

Es recomendable que los tonos cálidos y alegres los elijas para las habitaciones, pues dan sensación de tranquilidad y relajación, mientras que aquellos elementos decorativos que encuentres en rebajas y sean de colores oscuros los apliques en estancias como la cocina, donde los tonos fríos son bienvenidos y en los últimos años están bastante de moda.

Pero, ¿qué podrás encontrar a estas alturas en las rebajas? Seguramente verás cosas de todo tipo. Las tiendas aprovechan para dar salida a esos productos en stock que no han logrado vender durante la temporada y ahora a un precio más rebajado, quieren “quitárselos de encima”, para la llegada de la nueva colección de invierno. Por eso no extrañes encontrarte con toallas, cortinas o cojines de colores veraniegos, pero no por ello incompatibles con tu decoración.

Los estampados que verás serán de todo tipo. Desde los más sencillos, con una discreta rayita diplomática, hasta los más llamativos con flores, lunares, ondas y cualquier dibujo que puedas imaginar. Serán perfectos para las habitaciones que hayas decorado en tonos blancos, pues los cojines le darán ese toque de alegría que necesitarán para hacer tu estancia más atractiva aún.

Algunas tiendas de complementos también cuentan entre su repertorio de objetos a la venta, con modernas lámparas tanto de mesa como de pie o de techo. Que el lugar de donde procede la luz durante la noche sea divertido y atractivo dará a tus estancias un toque completamente diferente, saliéndose de lo común y lo frecuente.

Imagen: paradecorar.com