Ayuda a tus hijos a ordenar su habitación

Los niños no suelen destacar por su sentido del orden ni por su capacidad para organizar el espacio, lo más común es que se acumulen por todos lados juguetes y ropa.

Ésto es lo normal, los niños juegan y trastean, pero para intentar que les resulte más fácil organizar sus cosas, algo que no garantiza ni mucho menos que lo vayan a hacer, vamos a ofrecer una serie de consejos y trucos de almacenaje para que al menos lo intenten.

15708820163_88052f331e_z

Foto: PresidenciaRD (Flickr)

Ponte en su lugar

Hay que tener en cuenta que el mobiliario no está pensado para los niños. Su tamaño y fuerza hace que les sea muy difícil usar puertas que se resistan, llegar a cajones y perchas, o ordenar sus juguetes en estanterías. Para facilitarles las cosas es recomendable colocar cajas a nivel del suelo sin tapa para guardar ropa interior y juguetes, bajar la barra del armario y quitarle las puertas en caso de los niños más pequeños.

Colocar algo tiene que ser más fácil que sacarlo

Ésta es una de las reglas de oro de la decoración infantil. En muchas ocasiones las manos pequeñas de los niños no pueden volver a colocar objetos en su lugar de origen, algo de lo que se suelen dar cuenta una vez sacado, por lo que si éste es difícil de sacar el niño se lo pensará antes de hacerlo, evitando la acumulación, y facilitarles su posterior colocación les quitará la excusa de no poder hacerlo.

Organiza de abajo a arriba

La baja estatura imposibilita a los niños el acceso a espacios altos, por lo que si queremos que ellos organizan sus cosas será necesario ponérselas al alcance de sus manos.
Por supuesto no todo puede estar a su altura, al menos en casas normales donde el espacio es limitado, por lo que habrá que seleccionar, dejando para la parte más alta las cosas de un menor uso, como la ropa que no vaya a ser usada en un tiempo, como abrigos, gorros, etc durante el verano; y dejando lo más utilizado en las partes más bajas.

Ayúdales a crear y mantener una rutina

Algo que suele desconcertar a los niños y que provoca que dejen de ordenar es la facilidad con la que se desordena una habitación, ya que el niño se esfuerza en recoger y al poco tiempo ve como su esfuerzo a sido en vano sin darse cuenta. Para evitar la frustración lo mejor es implantar una rutina para que se organicen, evitando así que se acumulen las cosas y que la recogida sea más laboriosa, por lo que el niño no querrá hacerla, creándose una espiral infinita. Si logras que, por ejemplo, hagan la cama por la mañana, y recojan la habitación a la noche, la habitación se mantendrá más o menos organizada todos los días evitando acumulaciones.

Etiqueta todo

Colocar etiquetas con imágenes o con las palabras no sólo ayuda a los pequeños a saber donde debe ir cada cosa, también es posible hacer de la actividad de recoger un divertido juego en el que deben hacer coincidir la etiqueta con lo de dentro, convirtiendo algo que no les gusta en una diversión momentánea.

Las cuberterías también sirven de decoración

Ser anfitrión de una comida cuando invitas a amigos y familia a casa no es nada fácil. Toda nuestra atención se la llevarán los platos que prepararemos y la decoración que pondremos  en la mesa para ambientar la invitación. Pero nunca prestamos atención a los cubiertos, y en realidad son parte fundamental de este tipo de eventos, pues serán el medio a través del cual llegaremos a la comida.

Una vajilla elegante, brillante y bien conservada se llevará más de un piropo por parte de tus invitados. Por eso vamos a ayudarte a elegir algunas de las más originales que hay en el mercado.

Ron Arad, experto diseñador de cuberterías, presentó hace ya algunos años una colección llamada “Pirouette”, donde las formas gravitatorias hacen que las cucharas, los tenedores y los cuchillos parezcan estar flotando. Una inexistente fuerza, invisible hace que los utensilios tengan una graciosa elevación hasta el infinito, que además ayuda a su mejor agarre y sujeción. Dale a tu mesa un toque diferente con una cubertería totalmente nueva y distinta a lo ya existente.

Cubertería de Ron Arad

Con un toque más urbano, donde la madera acompaña al acero, la colección de Anna Grian y Franco Gasparini llamada “La Vía Láctea” está pensada para que el corte del queso sea lo más perfecto posible. Por eso han diseñado diferentes tipos de cuchillos que se adaptan a todo tipo de quesos: duros, blandos, cremosos, frágiles…

Para los niños también hay cuberterías especiales donde el comer sí se convertirá en un juego. Para muchos padres la tarea de dar de comer a los pequeños se convierte en todo un trabajo que no siempre se salda con buenos resultados. Por eso la imaginación de muchos adultos ha dado como resultado un excelente elemento que sirve de ayuda a los niños a que finalmente acaben comiendo. De múltiples colores y con adornos que los hacen atractivos para los más pequeños, este tipo de cuberterías, además de ser graciosas y muy decorativas, son cómplices de muchos padres ayudando en la difícil tarea de comer.

Cubertería para niños

¿Qué tipo de cubiertos usas en tu casa? ¿Eres moderna a la hora de elegir la vajilla que adorna tu mesa o prefieres una moda más conservadora?