Murales como cabeceros de cama

El dormitorio es la estancia más íntima de un hogar, es esa parte de nosotros que decoramos a nuestro gusto para que sea más fácil conciliar el sueño. Además del mobiliario, las paredes y la ropa de cama, debemos prestar atención al cabecero, ya que es la parte en la que se centra la mirada cuando entramos en la habitación.

Foto: Eltallerdepintura.com

Foto: Eltallerdepintura.com

El abanico de posibilidades para personalizar este apartado es muy amplio. Antiguamente se estilaban las composiciones que abarcaban toda la cama en madera o hierro, pero poco a poco ha ido cayendo en desuso a medida que el minimalismo se ha ido extendiendo. De esta manera, se han buscado otros modos para decorar la parte alta de la cama. La gama puede ir de tablones de madera, acolchados de distintos tonos o pequeñas repisas sobre las que colocar algunos enseres. Sin embargo, una gran opción son los murales.

Los murales aportan un toque distinguido, moderno y muy elegante. El contraste que provocan en la mirada del espectador hacen de él una de las mejores opciones. Dentro de estos, existen diferentes modalidades. Una de ellas es situar un gran paisaje que signifique algo para nosotros, que nos ayude a dormir o que nos evoque a algo que recordemos con buena estima y podamos descansar más plácidamente. Otra opción es seleccionar una gran foto artística, de un momento importante en nuestra vida o de algún personaje famoso que contribuya a adornar aún más la habitación.

En este caso se combina el papel con un pequeño cabecero. |Foto: Hogarmanía

En este caso se combina el papel con un pequeño cabecero. |Foto: Hogarmanía

Si no eres capaz de elegir entre las múltiples fotografías porque no sabes si terminarás agotado de verla, puedes seleccionar un papel pintado con algún motivo o figura y ocupar toda la pared. Esta contrastará con el resto de tabiques conformando una estancia personalizada y muy especial.

El papel pintado regresa por la puerta grande

Hace ya algunas décadas no había casa alguna que no tuviera papel pintado en sus paredes. Esta era la forma que nuestros padres (o abuelos) tenían de dar un estilo propio a las paredes del salón habitaciones, etc. No obstante, con la llegada de la decoración minimalista y de los estilos escandinavos, el papel pintado quedó totalmente anticuado y desfasado, totalmente fuera de las nuevas tendencias en decoración.

Sin embargo, se suele decir que las modas son cíclicas y que todo lo bueno (retro) vuelve a ser tendencia. Así que en este 2014 vuelve el papel pintado por todo lo grande. Eso sí, de forma más original y elegante (olvidaros de los estilos psicodélicos y colores chirriantes de los setenta).

Papel pintado en una sola pared

Papel pintado en sola pared

Esta es una de las técnicas más utilizadas actualmente. Se basa decorar únicamente una pared de la habitación o del salón con papel pintado. Con éste haremos resaltar la pared y daremos vida al espacio si utilizamos tonos vivos y diseños modernos y originales.

Las formas geométricas nunca fallan

Nuevos diseño en papel pintado

El papel pintado con un diseño sobrio y recio dará a nuestras estancias (salón, sala de estar, biblioteca, despacho, etc.) un  aire elegante y distinguido. Si queremos ahondar aún más en la elegancia, podemos combinar figuras geométricas con tonos neutros (gris, blanco) con colores más vivos. El contraste será perfecto.

Papel pintado colorido y con diseños originales

Diseños coloridos en papel pintado

La característica más relevante de este regreso del papel pintado son los nuevos diseños y colores que trae para este 2014. Colores vivos y tonos llamativos darán a las habitaciones (la de los niños, por ejemplo) un aire desenfadado y ameno. Po otra parte, diseños con figuras y dibujos harán que nuestra pared rejuvenezca, mezclando un estilo elegante y divertido.

Papel pintado con diseños más arriesgados

Diesño completo papel pintado

Si lo que nos gusta es innovar, podremos hacer uso del papel pintado de la forma más extrema posible. Completar la decoración de nuestro salón o habitaciones con un papel pintado que transmita una idea o siga una temática en concreto es una buena opción. Eso sí, siempre tienen que haber colores, por los menos en algunos detalles del papel.