Aprovecha tu terraza este verano

La terraza es uno de esos elemento que le dan a una casa, especialmente un piso en una gran ciudad, un enorme valor añadido. Un espacio que ofrece una enorme cantidad de posibilidades y que, a pesar de no ser muchos los meses en los que realmente se le da un uso regular, éste es una absoluta gozada.

Como bien se decía en un popular anuncio de televisión, en nuestro país hay un buen número de terrazas que no se aprovechan como deberían, haciendo las veces de trastero improvisado que en verano no apetece ordenar, por lo que poco a poco se van acumulando objetos y se pierde una zona de la casa que, siguiendo algunos pequeños consejos y recomendaciones, pude ser el alma de la vivienda durante la temporada de calor.

Lo primero que hay que decidir es el uso que se le quiere dar, y en función de esto junto con el espacio disponible y la orientación y luz que llegue, comenzar a tomar decisiones en lo relativo a la decoración.

Lo más común es crear un espacio en el que comer o cenar al aire libre, una zona para tomar una copa o zona solárium, siendo muy pocos los afortunados que disponen de espacio para tener los tres, por lo que normalmente hay que decidir. Si es una terraza pequeña se deberá abandonar la idea de poner una mesa de comedor, si el edificio de enfrente tapa el sol no tendrá mucho sentido poner tumbonas para tomar el sol, por tanto las condiciones resultan fundamentales en esta decisión.

La tendencia es a unir los espacios, es decir, que la terraza y la habitación desde la que se tenga acceso tengan una decoración en común que ayude a dotar de sensación de continuidad la salida a la terraza, ya sea desde la cocina, salón o dormitorio. Ésto se puede hacer gracias a una serie de consejos y trucos simples como emplear cortinas ligeras y d colores suaves y claros o el empleo de los mismos materias dentro y fuera, o al menos de los mismos colores. Con esto se logra crear espacios anexionados, conectados, logrando que el interior parezca más amplio.

Si la terraza dispone de mucho espacio, lo mejor es crear diferentes espacios para cumplir todas las funciones anteriormente comentadas, aunque es cierto que algunas cosas a tener en cuenta pueden ser la necesidad de e de que el espacio de comedor debe ser practico, y por lo tanto cuanto más cerca del interior mejor será. También hay que tener en cuenta el factor sol, ya que la presencia de un toldo o una pérgola será necesaria para un uso agradable y sin insolaciones.

Por último, resaltar la importancia de las plantas. Éstas aportan un toque de frescura que resulta imprescindible para que no resulte una terraza fría y artificial. Una buena forma de conseguir esta sensación es cubrir total o parcialmente una de las paredes de vegetación con una celosía y plantas trepadoras.

Simplemente recordar que es fundamental que los muebles y elementos decorativos de la terraza deben ser resistentes a los elementos, y lavables para poder usarlos varios años y guardarlos al terminar la temporada de uso .

Aires acondicionados y decoración: cómo hacerlos compatibles

Antes de todo hay que resaltar algo y es que los aparatos de aire acondicionado han avanzado mucho, en prestaciones pero especialmente para lo que nos interesa en este blog en términos de diseño. No es lo mismo ver un aparato de aire acondicionado actual (de la marca Viessmann, por ejemplo) con unas líneas cuidadas y un aspecto en blanco que no tiene nada de poco elegante, que pensar en esos aparatos de aire acondicionado de hace unos años que eran más cuadrados, más ruidosos y sobre todo con una imagen que no apetecía demasiado lucir.

decoración-interiores

Pero gracias a la decoración (prácticamente) todo es solucionable. El caso de los aires acondicionados no va a ser diferente y tanto si tienes un aparato de los que dominaban el mercado hace uno años y no son tan bonitos como si tienes un aire acondicionado moderno pero no sabes del todo cómo acabar de integrarlo en la decoración de tu hogar… aquí van algunas ideas que te pueden ayudar a ver bien tu hogar con el aire acondicionado en él.

En exterior, rodéalo de plantas

Una idea muy chula y que se ve de hecho en varios hogares es la de camuflar el aparato de aire acondicionado con plantas. Las enredaderas son muy indicadas. Crecen rápido, son resistentes y con ese porte colgante que tienen sólo necesitas poner una planta en una altura superior a la del aire acondicionado y dejar que la naturaleza siga su curso, como quien dice. Además la decoración de fachadas con enredaderas aporta una frescura y una elegancia que de pocas otras formas puedes conseguir. Y el aire acondicionado hará su función sin que estorbe visualmente en absoluto.

En interior, disimúlalo

Colócalo en zonas estratégicas si no quieres que se convierta en el protagonista de una estancia. Lógicamente debes priorizar que el aparato distribuya adecuadamente el frío porque para eso lo compraste, pero respetando eso también puedes procurar que el aparato quede detrás de una puerta, en la zona menos visible de la habitación. No se trata de ponerse en plan feng shui pero sí de tener un poco de astucia.

Transfórmalo en elemento decorativo

Una máxima que funciona es la siguiente: “si quieres esconder algo, déjalo a la vista”. Cuando se trata de aires acondicionados de estilo moderno, que son bastante delicados en líneas y por lo general vestidos totalmente en blanco o en negro, puedes usarlos a modo de lienzo. ¿Cómo? Coloca un marco de madera alrededor, un marco elegante, y conviértete en el rey o la reina del minimalismo. Con esto ganas en arte y decoración y reduces el impacto visual del aparato de aire acondicionado camuflándolo como lo que no es. El efecto es verdaderamente interesante.

Créale un entorno a medida

Esta opción es el opuesto a la solución que justo te contábamos. Consiste en crear un contexto en el que el aparato quede totalmente integrado y hay varias formas de hacerlo. Así puedes crear una falsa estantería de cierta envergadura para el aire acondicionado: no va a sostener nada pero, colocándose el aire acondicionado en la parte alta de la pared, sólo se va a ver una estantería igual que las otras de la estancia y el aparato de aire va a pasar desapercibido. Otra cosa que puedes hacer es crear armarios o decoraciones a medida. Puedes apostar por las grandes dimensiones, bastiendo un armario de bonitas lamas de madera que vaya de arriba abajo de la pared y que hace de decoración, ocultando el aparato y además permitiendo guardar algunas cosas. Otra opción es crear armazones de madera, que bien pueden ser decorativos por sí mismos si encajan con el resto de la decoración o que puedes transformar en interesantes elementos de la decoración si aplicas algún papel o pintura o directamente alguna lámina artística.

Con esto ya tienes algunas ideas para elegir cómo integrar el aire acondicionado en tu hogar y que además de aportar frescura aporte distinción.

Remodela la chatarra con la técnica del scrapbook

Con la entrada del nuevo año y con el estómago algo más lleno (todo hay que decirlo), tenemos unas ganas locas por hacer cosas nuevas y no parar en todo el día. Nuestra casa, nuestra ropa e incluso los pequeños detalles de interiores necesitan un cambio. En Masdecora nos hemos vuelto muy organizados y por eso hemos decidido ordenar todas esas fotos que siempre encontramos en un cajón, debajo de la cama o incluso en algún álbum perdido de la mano de Dios.

Pero ya que nos ponemos a recopilar  fotos para poder conservarlas y echarles un vistazo siempre que queramos, no las podemos guardar en cualquier sitio. Por eso, os queremos enseñar un término que no todo el mundo conoce y que poniéndolo en práctica se pueden hacer maravillas: el scrapbook o el scrapbooking.

Os preguntaréis qué significa y de dónde procede esta palabra. Pues bien, “scrap” (chatarra) y “book” (libro) son términos que por sí solos no dicen nada pero si los unimos obtenemos “libro de recortes”, es decir, una técnica mediante la cual podemos personalizar álbumes de fotografías, carpetas, diarios, cuadernos o incluso sobres y cartas de correspondencia.

¿Cómo? Seguro que guardas recortes de papel de regalo, trozos de cartulina y multitud de recuerdos que nunca sabes qué utilidad darles. Este es el momento de ponernos en acción y, con todo lo que hemos recopilado, dejar fluir nuestra imaginación con los procesos creativos de recorte, pegado (o collage), estampación o troquelado.

Cartulinas, tijeras, bolígrafos y rotuladores de colores, purpurina, pegamento, grapadora, fotografías e imágenes varias son las herramientas más comunes para hacer scrapbooking.

Es un divertido pasatiempo de decoración con el que poder aglutinar todas las fotografías e incluso remodelar aquellos álbumes que teníamos guardados en el desván y que pensábamos tirar al cubo de basura más cercano.

Si no te ves muy animado, te ofrecemos distintas casas creativas en la capital madrileña donde se realizan talleres de scrapbook. En ellos, te enseñan cómo hacer de esta simple técnica un arte de la decoración.

Esta afición, originaria de Inglaterra desde 1769, la practican: Bambola, cuyos talleres los realizan en Madrid y Valencia; Plumas y Papel, cuya profesora descubrió “el apasionante mundo del scrapbooking” en Sudáfrica; Cáscara de Papel, que realiza talleres intensivos y mensuales; o Pictures of Lili, una tienda ubicada en el barrio de Malasaña, que oferta cursos con las manualidades pensadas de antemano.

Vamos sumando consejos para hacer de nuestra casa, un lugar más ambientado, y de nuestras cosas personales, objetos de exposición.