Haz tu propio zapatero

Son muchas las ocasiones en las que nos encontramos en casa todos los zapatos en medio de las habitaciones. Suele darse en varios casos. Bien si eres desordenado o bien si tienes una cantidad de zapatos tan grande que no sabes ya ni dónde meterlos.

Por eso te vamos a enseñar en sencillos pasos como hacer un zapatero, para que así tengas un sitio en el que guardar los zapatos.

zapatero
Fuente: hogarutil.com
  1. Una vez compradas las tablas, tenemos que cortarlas a medida. Tras esto, debemos hacer un canal en las tablas superiores y laterales para poder colocar la parte de atrás. Una vez colocados, debemos hacer orificios en los puntos de unión.
  2. El siguiente paso es montar el mueble. Para ello debemos unir las piezas con el adhesivo de montaje y tubillones. Además, tenemos que terminar de unir las piezas introduciendo en las perforaciones de los puntos de unión tirafondos especiales.
  3. En este paso también debemos coger tirafondos. Si anteriormente nos servían para consolidad esa unión, esta vez es para fijar la tabla central.
  4. Colocamos la tapa de atrás. Es quizás el paso más complicado ya que suele darnos quebraderos de cabeza.
  5. Una vez hecho esto, debemos comenzar a hacer orificios ciegos para colocar los soportes. Una vez realizados, colocamos dos por balda, así como en los extremos para que nos sirvan de apoyo. Los primeros deben ir a alturas distintas para que queden inclinados.
  6. Terminados de poner los soportes, el siguiente paso es la sujeción de nuestros zapatos. Para ello debemos de pegar los perfiles metálicos en las baldas. Debemos de pegarlo muy fuerte para evitar su derrumbe.
  7. El penúltimo paso consta de poner las bisagras de cazoleta. Deben ir en la puerta y en el lateral. Esta última parte debe fijarse con tornillos ya que se utiliza como soporte.
  8. Por último, colocamos las baldas dentro del armario.

Podemos poner otros accesorios como la rejilla de ventilación, ruedas e incluso pintarlo o empapelarlo, todo queda en la imaginación de cada uno.

Esperemos que con estos sencillos pasos no tengas problemas para guardar tus zapatos.